La falta de efectivos en la Policía Local ocasionará el cierre de las dependencias en algunos turnos

Rdp situación Policía Local junio 2017

La Policía Local de La Solana se verá abocada al cierre de dependencias policiales en diferentes turnos a partir del 1 de junio, una situación “sobrevenida” por diferentes circunstancias que hacen que el servicio haya perdido cuatro efectivos, y que descuadra las previsiones con las que se contaba a principios de año según explicaba el alcalde de La Solana, Luis Díaz-Cacho, en rueda de prensa acompañado de la concejala de seguridad, Manuela Castaño.

Díaz-Cacho explicaba que esta situación comenzará a afectar de forma inminente al servicio de Policía Municipal. “A fecha 1 de Enero de 2017 el cuadrante anual, aprobado en la mesa de negociación y en la junta de gobierno local, contemplaba la prestación regular del servicio para todo 2017”. El paso de la plantilla de 17 a 13 componentes es la causa de que a partir de este mes de junio dichos efectivos no sean suficientes para cubrir el cuadrante de guardias. “Se trata de una situación que no se resuelve de hoy para mañana”, continuaba indicando que desde su llegada a la alcaldía todas las plazas que ha convocado el Ayuntamiento han sido de Policía Local (4 plazas), asegurando además que no ha sido posible convocar más “debido a la injerencia del Gobierno de España que define cada año los márgenes de las convocatorias públicas”.

Por otro lado definía las convocatorias de plazas de Policía Municipal como “muy complejas”, debido a que cuentan con una legislación especial y que además una vez finalizado el proceso los policías que han aprobado deben formarse en la Academia de Policía del Gobierno Regional, formación que solo se lleva a cabo durante los meses de enero a junio, por lo que los procesos de admisión de nuevas plazas suelen prolongarse durante un año o año y medio hasta que un nuevo policía puede incorporarse al servicio, no estando permitido realizar ofertas de tipo “genérico” para incorporación inmediata como en otros puestos.

Sin solución efectiva hasta como pronto el verano de 2018

“Cubrir una plaza de policía no es nada fácil y lleva su tiempo”, continuaba, “una vez que conocimos a finales del mes de marzo que se iban a marchar dos policías convocamos la mesa local de seguridad para encontrar posibles soluciones, entre otras convocar el mayor número posible de plazas de policía local para este ejercicio”. Así pues anunciaba que este año se van a convocar cinco plazas de Policía Local y que en unos días estará publicada la convocatoria. “Ahora bien, con los procesos y procedimientos a cumplir hemos previsto que estos cinco nuevos efectivos se puedan incorporar como pronto en verano del año que viene“, continuaba, añadiendo que “además de estas actuaciones se había convocado una bolsa de policías voluntarios dispuestos a cubrir al menos algunos de estos servicios que se quedarán descuadrados, previa gratificación, pero una vez finalizado el plazo no se ha apuntado ningún efectivo”.

El alcalde explicaba que el jefe de la Policía Local ha elaborado un protocolo para atender estas situaciones de cierre de dependencias y articular un sistema para atender las demandas en materia de seguridad. “Cuando se produzcan estos casos de cierre de dependencias se comunicará a la Guardia Civil y se desviarán las llamadas al servicio de emergencias 112”. “Además de este protocolo el Ayuntamiento tiene la intención de contratar servicios de seguridad privada para la vigilancia de sus edificios, polígonos industriales, e infraestructuras”, si bien puntualizaba que “este servicio en ningún momento sustituye al de Policía Municipal, y se ampara en lo establecido en la legislación”.

Concluía haciendo un llamamiento a la colaboración ciudadana ante esta situación que afirmaba, “intentaremos mitigar lo antes posible pero siempre en el marco de los procedimientos legales establecidos al respecto”.

Preguntado por las posibles causas de la marcha de algunos policías con plaza en el municipio el alcalde reconocía que los salarios son más bajos que en otras localidades del entorno aunque opinaba que “trasladarse por ejemplo a Daimiel o Manzanares, donde la diferencia puede ser de 200 o 300 euros, no le veo la ventaja pero cada uno toma sus decisiones”. Añadía además que de las personas que han dejado la plantilla dos son policías que aprobaron plazas en la provincia de Toledo, otro es un policía en comisión de servicio que tras los tres años prestados en La Solana ha vuelto a su municipio”. Sobre el tema de los salarios afirmaba que “es complicadísimo intervenir, por las limitaciones impuestas por el gobierno central. Este año se puede subir un 1% y es ilegal subirlo más, existiendo sentencias y condenas al respecto”. También afirmaba que el teléfono estará en todo momento atendido debido a la citada desviación de llamadas, “que no se preocupe ningún ciudadano porque siempre estaremos atendidos por unos o por otros”.