El Barberillo de Lavapiés y La Parranda abrieron el telón de la 33ª Semana de la Zarzuela

  • A cargo de Musiarte Producciones y la Compañía lírica Maestro Andrés Uriel de La Solana

El barberillo de Lavapiés - 04

Se abrió el telón en la 33ª Semana Nacional de la Zarzuela de La Solana el sábado 15 de octubre con la representación de “El barberillo de Lavapiés” a cargo de Musiarte Producciones. Una historia que se desarrolla en el Madrid del siglo XVIII cuando había cierta hartura por el ministro de Carlos III, Grimaldi, que pretende sustituirlo por Florida Blanca. Se inicia una cantada de coplas en los jardines del Pardo en la que participa un alegre conjunto de majos, estudiantes y vendedores reunidos allí con motivo de la romería de San Eugenio. Aparece entonces Lamparilla, conocido barbero del madrileño barrio de Lavapiés quien hace su presentación con la famosa canción “Yo fui paje de un obispo”. Después de muchas peripecias los amotinados son apresados menos Lamparilla que volverá con la noticia de que Grimaldi ha sido derrocado y Floridablanca ha subido al poder.

Esta zarzuela se representó en sesión doble de tarde y noche contando con gran asistencia de público al Teatro Tomás Barrera. Milagros Martín encarnó el papel de La Paloma y Chantar Garsán como La Marquesita. Por su parte, Juan Carlos Barona encarna a El Barberillo y Ricardo Muñiz hace lo propio en el personaje de Don Luis. La obra cuenta con la dirección artística de Maria Dolores Travesedo y coreografía de Alma Sanz.

La Parranda, a cargo de la compañía solanera Maestro Andrés Uriel

El domingo fue el turno para “La Parranda”, a cargo de la Compañía Lírica Maestro Andrés Uriel de la ACAZ con la colaboración de Musiarte Producciones. Con gran expectación acogió el Tomás Barrera esta zarzuela representada en un único pase con José Manuel León en el papel de Miguel y Petri Casado en el de Aurora. Una obra funcional en el historial de su autor el Maestro Alonso con un marcado regionalismo, en este caso murciano. En sus tres actos muestra los dificiles amores de un encargado de alfar con una recién llegada alfarera de pasado oscuro y dudoso.

Una obra con bellas partituras, conjunciones rítmicas y un delicado y lucido vestuario que contagia al espectador. La función captó con entrega al público en los diferentes números con la participación de Luis Romero en el papel de Retrasado y Maria Sevilla como Carmela. Don Cuco, representado por Julián García-Cervigón y Manuel por Ramón López marcan el eje de personajes que alterna con los coros masculino y femenino. La dirección artística es a cargo de Luis Romero de Avila y Maria Dolores Travesedo mientras que la obra es regida por Ana Lagar. Sin olvidar la importante labor de Marieli Blanco como profesora del coro. Un total de 46 personas pasan por el escenario en esta zarzuela con una duración de dos horas y diez minutos (descanso incluído) que acabó con una sonora ovación del público contando con presencia de público procedente de Madrid, Cuenca, Ciudad Real o Albacete entre otros.